Día 12. Saint-Ambroix – Vogüé

10/08/2020

49 Km

Hoy, cambiaremos de departamento. Hace muchos años que oigo escuchar de l’Ardèche, sin siquiera saber cómo imaginármela, mucha gente de la ola ecologista se han ido a vivir por estás regiones, buscando tierras alejadas de las grandes ciudades y también un costo de tierra bien barato.

Para los habitantes de la región de Lyon, l’Ardèche es uno de los puntos más cercanos para ir a pasar sus fines de semana o sus vacaciones. 

En un principio me lo imaginaba bien montañoso por todo lado y la gran sorpresa, fue todo lo contrario, pues nuestro camino hacía Vogüé fue bastante plano. Al principio saliendo del departamento de Gard subió unos cuantos kilómetros. Durante unos cuantos kilómetros (20 km quizás), pudimos irnos por lo que llaman  » voie verte » es decir vías verdes destinadas a los peatones y bicicletas. Estas están separadas de carros, motos, etc. Y generalmente son vías de antiguos ferrocarriles.

Así nos fuimos hasta Vogüé. Al llegar, nos encontramos una ola de turismo y sin saber hasta dónde ir para poder acampar salvajemente, decidimos quedarnos en un camping. Por ser temporada alta y aún más zona turística, sale más caro. Pero bueno, al hacer esto se puede pasear más tranquilamente, descansar un poco de la bicicleta y aprovechar para bañarnos y lavar ropa.

Quisimos irnos a ver el pueblito y de paso comer en restaurante. Sin embargo, descubrimos que en la mayoría de los restaurantes es obligatorio reservar. Así que después de ser rechazados en el último restaurante, decidimos ir a uno que habíamos visto desde el principio.

En medio del camino, se desató una lluvia, de esa del trópico que no da tregua! Tanto así, que en el restaurante donde estábamos, se cayó la canalización del desagüe. La gente que estaba en la terraza, tuvo que entrarse, pues el viento era bastante fuerte y la lluvia mojaba todo. Sin hablar de los diez o más relámpagos que caían y que con Charlène estábamos fascinados.

Después de una media hora, pudimos sentarnos a comer. El restaurante medio malito y el postre ni se diga, no sé cómo la gente puede aceptar algo así como postre.

Y bueno, ya sin lluvia y con barriga casi contenta, nos fuimos a nuestro camping. Para así descansar. Y dormir quizás con  o sin lluvia!

 

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Défiler vers le haut